jueves, 4 de diciembre de 2014

FALSAS ILUSIONES




Hoy sufrí otro fracaso más. Tratando de rehacer lo que quedaba de mi corazón roto, hoy han vuelto a romper sus frágiles trozos. 

He tenido citas con varias mujeres los últimos meses, con el fin de superar el pasado y dejar todo lo que me ha herido atrás. Por chat todo es maravilloso, único y casi mágico. Todas corresponden a mis halagos y parece que quieren tener algo serio. Pero al momento de la cita en persona, aquellos castillos en el aire se vienen al suelo, y todavía no comprendo por qué.

Todo va también virtualmente y cuando hablo por teléfono con ellas. Entonces ¿qué sucede? Siempre tienen alguna excusa: que no están buscando nada serio, que están concentradas en su estudio, que primero deben conocerse a sí mismas para luego poder entregar su amor, y otras cosas por el estilo. Si eso fuera cierto entonces, ¿por qué no lo dicen antes de vernos en persona? ¿Por qué me hacen perder el tiempo si realmente ellas no desean nada real y duradero? Cada vez que inventan una de esas excusas trato de controlarme y fingir que no me afecta, pero hoy, con mi última decepción, no pude disimular mi enojo y casi salgo corriendo del lado de aquella chica porque había perdido totalmente mi interés en ella. Si no desean nada quisiera que me lo dijeran antes de forjarme una estúpida ilusión, pero no lo hacen.

Intento no hacer de esto un escándalo, pero es que ya han sido tantas veces en las que sucede lo mismo que ya empiezo a preocuparme. Siempre un fracaso tras otro, tras otro y tras otro. Para consolarme me decía a mí mismo que algún problema han de tener ellas para que a la hora de la verdad no quieran tener nada conmigo, pero ha sucedido tan repetidamente que me estoy dando cuenta que el del problema soy yo. ¿Qué tendré de malo? ¿Será mi físico? ¿Mi manera de ser? ¿Mis hábitos? No lo sé. Solo sé que esto me hiere más cada día, que no soporto la soledad que me aqueja y que yo, como cualquier otro ser humano, necesito el cariño de una persona. Un afecto sincero, auténtico, donde no existan inhibiciones ni farsas. 

Y lo peor de todo es que las heridas que causan esas mujeres indecisas se suman a las que mi pasado me ha dejado. Tal parece que estoy condenado a la soledad, a seguir atado a los recuerdos de un amor que parece insuperable porque no puedo vivir uno nuevo con nadie, y a la añoranza de la llegada de una persona que realmente pueda sentir lo mismo que siento yo simultáneamente, sin hacerme perder el tiempo con falsas ilusiones.

Christian David Silva



No hay comentarios:

Publicar un comentario