jueves, 27 de noviembre de 2014

HOY HACE DOS AÑOS



Hoy hace dos años mi vida dejó de ser la misma. Hoy hace dos años mi existencia se partió en dos. El momento fue tan mágico y perfecto que hoy lo sigo recordando con el mismo cariño y nostalgia de fechas pasadas. Además de ser hoy, 28 de noviembre, el cumpleaños de mis padres, también celebro un aniversario más del día que te besé por primera vez. 

Aunque te había dado pequeños besos en la boca y en la mejilla en anteriores ocasiones, esta vez fue diferente. Esta vez pude sentir tus labios durante más tiempo, saborearlos, sentir su grosor al juntarlos con los míos, morderlos, fundir mi pasión en compañía de la tuya y ser el hombre más feliz de la creación al haber conquistado por unos minutos el placer que tanto anhelaba.

Fuiste mi primer beso. El beso que di por amor, el beso que di con el alma y que realmente disfruté, al punto de creer que el sabor de tus labios aún me quema. Ninguna me ha besado ni logrará besarme de la forma apasionada, entregada y tierna con que lo hiciste tu.

Pero hoy que han pasado dos años desde ese glorioso momento, aquél ya debe ser un recuerdo lejano para ti. Ya no debes recordar el cariño que deposité en ese beso, la fogosidad de la unión de nuestros labios y las caricias que mis manos hicieron en tu cuello dibujando un corazón indeleble sobre él.

Hoy sólo queda el recuerdo. No hubo sexo; simplemente un beso tan corto que hoy añoro, queriendo dar la mitad de mi vida para que volviera a repetirse, y la otra mitad para que leyeras algún día esto. Brindo por este día. Feliz aniversario.



lunes, 24 de noviembre de 2014

Y PENSAR...




Y pensar que luego de tantas noches compartidas ya no nos hablamos.
Y pensar que después de tantas interminables conversaciones hoy no nos queda ni un saludo.
Y pensar que perdimos tanto tiempo en discusiones y peleas
Cuando pudimos haber aprovechado ese tiempo para besarnos,
Para fundir nuestras pieles,
Para reír, para compartir, para disfrutar, para acariciarnos, para amarnos.
Pero luego de tantos intentos no nos comprendimos.
Nos odiamos, nos dejamos de importar.

Y pensar que ya ni siquiera me haces falta,
Que a veces te recuerdo pero tu imagen se va rápidamente.
Y pensar que antes no podía vivir tranquilo sin saber de ti
Y hoy que no sé nada me siento mejor conmigo mismo.
Y pensar que tu vida debe seguir igual,
Enferma, drogándote, estresándote, besándote con alguien,
Igual de delgada y escuálida,
Igual de fría e inquebrantable.

Y yo aquí escribiendo para ti aunque ya no te necesite,
Aunque sin ti ya sea capaz de vivir,
Aunque a veces me lamente no haber podido pasar mis manos por tu piel desnuda,
Aunque vea tus fotos y aún me provoques,
Aunque en mis noches de calentura todavía evoque tu nombre para lograr eyacular.

Y pensar que de eso ya no queda nada,
Y pensar que así transcurrieron dos años y hoy todo quedó hecho polvo.
¿Estarás mejor sin mí? ¿Me extrañarás?
Lo cierto es que a pesar de que ya no me hagas falta,
No te podré olvidar.


Christian David Silva